En Egipto los cristianos están siendo perseguidos e incluso encarcelados por no cumplir con las tradiciones musulmanes, algo que simplemente es racismo puro y persecución contra los cristianos que no tienen que dejar de comer porque los musulmanes estén obligados a ello. Los cristianos que han estado comiendo públicamente durante este Ramadán, han sido encarcelados por la policía y de momento están a la espera de ser juzgados, algo que parece de otra época muy pasada y que desde luego debería haberse dejado de lado en estos tiempos que corren.

ramada.jpg

Antes los cristianos fueron asesinados y perseguidos por sus creencias y parece que esta tónica ha vuelto en países musulmanes, por lo que luego no pueden pedir que se respete a los musulmanes en países con una mayoría cristiana, cuando ellos no respetan las creencias del cristianismo, que es posiblemente la religión que menos mentiras dice y cosas se inventa, por lo que es patético que desde Egipto se detenga a 150 cristianos porque están haciendo algo tan normal como comer.

Si los musulmanes eligieron ser musulmanes, ahora deben asumir las consecuencias y una de ellas es que no pueden comer durante el día, por lo que el resto de personas que no son musulmanas pueden comer lo que les apetezca durante el día, sin que ningún policía de turno les detenga. Los cristianos están discriminados en países con mayoría musulmana y de momento nadie hace nada para acabar con este tipo de persecución tan absurda y que hace crecer el odio hacia muchos musulmanes.